Lo más importante de este blog

lunes, 7 de noviembre de 2011

tormenta sobre las torres


Esta vez sí llevaba la cámara conmigo, de hecho iba a un curso de fotografía con Jose Mª Mellado; magnífico profesor con un taller de tres días repleto de casos prácticos para poder interiorizar sus lecciones magistrales de revelado y procesado, siempre enfocado a la simplicidad y a respetar "la esencia del trabajo en el laboratorio" (palabras textuales).

Me gustó el aspecto de las torres siendo engullidas por las nubes de tormenta. Posteriormente un compañero del curso, que trabaja en la Torre de Cajamadrid, me dijo que hay ocasiones en que desde las plantas más altas "se ven las nubes desde arriba". Me encantaría poder ver un día esa panorámica de Madrid, cubierto parcialmente por las nubes y esos mastodontes de acero y cristal emergiendo entre ellas como la mano de un ahogado pidiendo auxilio al exterior.

Mientras tanto, aquí os dejo esta vista "a pie de tierra" tomada desde la entrada de las obras del AVE Centro; me gustó mucho el detalle de la doble barrera, una bajada y otra levantada, diciendo aquello de "podrías pasar, pero no te dejo... puedes ver pero no puedes tocar".

Espero que os guste.

4 comentarios:

Paco Sales dijo...

Unas imágenes muy buenas de estás torres siendo “engullidas” por las nubes de tormenta. Tienen una estructura genial, nuestro amigo Jota ha realizado también un magnifico trabajo con estás orgullos y altivas torres. Que envidia sana me das haber asistido al curso con Mellado. Un abrazo para ti

Roigbalterra dijo...

La foto y el efecto preciosos, las torres mejor que no hubiese ninguna, pero es lo que se lleva.
Una suerte el curso Manolo

Mª Angeles y Jose dijo...

Mellado?

Puffff sus cursos tienen que ser, una pasada, algun dia asistiremos a uno de sus cursos...

La foto ya te lo dije el otro dia, que con esas nubes me encanta.

Besos

LE CHEMIN DES GRANDS JARDINS dijo...

La beauté de cette photo réside en ces nuages qui ont l'air de prendre possession de ces immenses et belles tours.

Bravo

Roger